Arquitectura e interiores

Es importante crear una continuidad entre la arquitectura y los diferentes elementos que animarán el interior de la vivienda.

Uno de los factores que intervienen de manera directa en esta continuidad es la iluminación. Una apertura en la arquitectura, tendrá forzosamente consecuencias en los espacios interiores. Por esta razón, la orientación que se les dará a estas entradas de luz determinará fuertemente la actividad interior.

La luz transforma visualmente los espacios pero también el calor que ésta procura influye en la función que se les dá a estos mismos. Hay ocupaciones en el cotidiano de una vivienda que necesitan imperativamente cierta luminosidad y otras que incluso exigen cierta penumbra.

Las dimensiones espaciales de los interiores parecen mayores cuando existen aperturas, de la misma forma el exterior se ve beneficiado por estas ventanas que aportan dinamismo a los muros.

Las puertas por supuesto son también elementos que marcan tanto el exterior como el interior de la arquitectura. Por el hecho de crear pasillos, condenan de cierta forma todo un perímetro tanto al interior como al exterior. El interior se ve más afectado puesto que el mobiliario deberá respetar rigurosamente este no man\’s land.

Que la arquitectura sea de una sola planta o de varios pisos, modificará de igual manera esta relación entre arquitectura y diseño de interior. Simplemente la existencia de una escalera ya implica una circulación y disposición del mobiliario distinta.

La disposición de los muebles puede ser realmente un factor decisivo en cuanto al espacio disponible y a la circulación dentro de la casa. La idea cuando se construye unacasa es trabajar la arquitectura para que nos ofrezca el mayor número de posibilidades en cuanto a la disposición, a la funcionalidad y al diseño de los interiores.