La puerta

La puerta representa siempre el paso, un cambio, la transición entre un espacio y otro.

Es también el elemento que separa los espacios respetando la esencia de cada uno. Es el límite de la intimidad y también la invitación a entrar.

La puerta nos da la primera apreciación de cualquier espacio. No existe obra arquitectónica que no haya pensado en ella, la puerta…

Algunas son más funcionales que estéticas pero la creatividad siempre juega un papel importante.